BREVE CRÓNICA DE LAS MISIONES EN CALCUTA 2017

Comparte!

 

¡La India es increíble! ¡Calcuta es increíble! Estas palabras han sido algo más que un eslogan para el grupo de 15 voluntarios provenientes de España (con un buen número de valencianos), Italia e Estados Unidos que ha participado en las misiones humanitarias de VIDA – VIS, desde finales de julio hasta la mitad del mes de agosto 2017. Estas palabras, han sido efectivamente más que un eslogan, han sido una realidad extraordinaria, ¡una experiencia maravillosa!

Vamos a contar un poco lo que acaecido… La misión se ha realizado en diversos centros. Dos de ellos han sido fundados por la Madre Teresa de Calcuta: Prem Dan y Nabo Jibon. El primero lo dirigen las Misioneras de la Caridad y ahí han llevado a cabo su voluntariado las chicas del grupo. Prem Dan se encuentra junto a la estación de tren Park Circus y ahí viven varios centenares de personas, la mayor parte ancianas y enfermas. El segundo, Nabo Jibon, se encuentra cerca de la estación de tren de Howrah y ahí realizaron su trabajo los chicos del grupo. Este centro lo dirigen los Misioneros de la Caridad y en él viven casi un centenar de hombres, casi todos con graves discapacidades.

Además, se ha trabajado en el centro Nirmal Niketan, que nuestra ONG sostiene enteramente y que dirigen los “Missionaries of the Word” en la zona de Kabardanga, en la periferia de Calcuta. En este centro, unos 50 niños y niñas discapacitados reciben formación, alimentación y, algunos de ellos, también un techo donde vivir. Aquí los voluntarios se dedicaron sobre todo a pintar, sea coloreando la parte exterior del centro, sea el interior del segundo piso, apenas construido gracias a una importante donación de nuestra asociación VIDA.

Ha habido algunos momentos particularmente significativos que los voluntarios vivieron durante este período. En primer lugar, apenas iniciada la misión, nos tocó preparar junto a otros voluntarios, 5.000 paquetes de comida para un pueblo que había sido arrollado por un aluvión debido a las fuertes lluvias monzónicas que en este período azotan buena parte de la India. Ésta fue una iniciativa de las Misioneras de la Caridad. Fueron horas de mucho trabajo y esfuerzo físico, pero finalmente se logró el objetivo en un clima de mucha alegría y de un gran ambiente de equipo entre decenas de voluntarios que afrontaron con generosidad esta emergencia humanitaria.

Otra actividad particularmente importante fue la preparación de “Home for Homeless”. Desde hace años, VIDA lleva adelante esta iniciativa solidaria en favor de las personas que viven abandonadas en la calle o en los slum más pobres de la ciudad. Con la ayuda de los Misioneros de la Caridad, preparamos y distribuimos paquetes de comida a más de 100 familias.
Cabe resaltar también el paseo que hicimos con los niños y niñas del Nirmal Niketan al Victoria Memorial. Los menores discapacitados de nuestro centro gozaron de un día de convivencia con nuestros voluntarios, visitaron este importante museo y disfrutaron de una buena comida a base de pizzas en los jardines que rodean a este monumento. Gracias a Dios nos hizo un día soleado, perfecto para pasar una jornada inolvidable.

Además, los niños y niñas del Nirmal Niketan nos ofrecieron un festival muy emotivo el día en que inauguramos oficialmente el segundo y tercer piso de su centro. Contamos con la presencia de voluntarios de otras organizaciones humanitarias que trabajan en la ciudad. Los cantos, bailes y poesías que nos ofrecieron, además del afecto que nos manifestaron, hicieron de este día histórico uno de los momentos más entrañables de la misión.

Cada uno se lleva a casa una experiencia única. Para todos es inolvidable, pues marca un antes y un después en la propia vida. Estar donde Madre Teresa inició su heroica misión, visitar su tumba, convivir con las hermanas que siguen con su obra, conocer otros voluntarios, tocar en primera persona la miseria que sufren miles de personas en la India, superar los numerosos obstáculos que ofrece Calcuta, conocer una cultura muy diversa de la nuestra… todo esto hace que sea una experiencia muy particular, que transforma la vida, que sólo puede comprender quien la vive sacrificando sus vacaciones para hacer felices a los más necesitados.

Queremos agradecer a todos los que han hecho posible esta misión: cada voluntario, que ha sido un don particular; las personas que nos han seguido desde lejos, pero con el corazón muy cerca de nosotros; y los bienhechores que nos han apoyado para llevar a cabo los diversos proyectos solidarios. ¡Gracias a todos y hasta la próxima!

Responder